Seleccione idioma:

Noticias

11 DE SEPTIEMBRE: DÍA NACIONAL DE LA BIODIVERSIDAD

 

¿COLOMBIA SEGUIRÁ MANTENIENDO SU SEGUNDO LUGAR EN EL RANKING MUNDIAL DE  BIODIVERSIDAD?

Foto 1 - Nuestro oso de anteojos en su hábitat 

 A menudo muchos lectores consultan qué puesto en el ranking de fútbol mundial ocupa su equipo favorito, y quedan aburridos cuando descubren que no está ni entre los cincuenta primeros, un resultado que los pone en pie de guerra contra directivos y jugadores.

La bravata es si se quiere respetable, no obstante, pocos consultan el lugar que nuestro país ocupa en la clasificación mundial de biodiversidad, y por lo tanto, son también pocos los que se enteran de algo que nos debe enorgullecer a los colombianos: Colombia ocupa el segundo lugar en biodiversidad, apenas superado por Brasil, aunque Colombia lo desplaza a segundos lugares  en aves y reptiles. 

Ocupar este segundo lugar   se lo debemos por completo a la NATURALEZA,  a la responsabilidad de todos, es conservarlo: el ser humano puede deshacer en poco tiempo lo que a la naturaleza le ha  tardado millones de años en crear, sobre todo cuando hablamos de ecosistemas tan frágiles como son  precisamente los que componen el gran sistema de biodiversidad de Colombia.

Para darnos idea de esta riqueza natural,  basta citar los datos que aparecen en la página web del Ministerio de Medioambiente:

«Colombia es el segundo país del mundo con más biodiversidad, actualmente tiene reportadas 1.889 especies de aves, 4.000 de orquídeas, 2.000 en peces marinos, 3.000 de mariposas y 1.239 de macrohongos, entre otros.

Estas cifras revelan solo una parte de la innumerable riqueza y variedad natural que rodea nuestro país y representa el reto de continuar la búsqueda de nuevas especies que incrementen el inventario de nuestra biodiversidad»

Fuente: http://www.minambiente.gov.co/index.php/noticias/3196-colombia-celebra-su-biodiversidad

 Asombroso saber que en solo orquídeas tenemos cuatro mil variedades, cuando la mayoría de personas solo tenemos conocimiento de la denominada cattleya trianae  que es de las más vistosas con su amplia gama de colores donde se destacan los semialbas y rosas claros. O saber que en pájaros la naturaleza  fue más generosa con nosotros: en Colombia anida el 20% de las aves del planeta.

Tanta riqueza y derroche de belleza en especies vegetales y animales, exige cuidado y responsabilidad: una catástrofe ambiental en Colombia  deja al planeta sin buena parte del hábitat de muchas especies, por ejemplo de aves, reptiles y mariposas que literalmente desaparecerán. Pues bien, las catástrofes ambientales pueden tener su origen, por ejemplo, en el impredecible comportamiento de las placas  sísmicas o en el  recrudecimiento de fenómenos climáticos: un tsunami o una inundación  pueden acabar con el ecosistema húmedo del Pacífico nariñense; lo más grave es cuando la mano del hombre se encarga de precipitar los factores que intervienen para producir la catástrofe: rotura intencional de oleoductos, tala indiscriminada de árboles, incendios forestales premeditados, tráfico ilegal de especies (tanto de animales como de plantas), minería ilegal y minería industrial en zonas de reserva, fracking para sacar petróleo, expansión de la frontera agrícola a zonas de reserva natural, trata indebida de aguas residuales, contaminación del aire y el agua por procesos industriales, o por fuentes móviles, cero reciclaje, utilización masiva del plástico, y un largo etcétera de malas prácticas que generan degradación del medio ambiente y en consecuencia afectación de las especies con las que convivimos, y de la propia: nosotros lo seres humanos, usted y yo que al paso que vamos tendremos que alistar álbumes de ciencias naturales para enseñar a los nietos lo que eran las guacharacas, las tortugas carey, la palma de cera del Quindío, el tití cabeciblanco, el oso de anteojos, el puma y  las iguanas, y además  fotos de Caño Cristales y del Parque de los Nevados.

 

La violencia y el desborde de cultivos ilícitos como la coca también son un factor que agrava la estabilidad de nuestro medio ambiente. El periódico EL TIEMPO de fecha 26 de agosto/ 2018, publicó un interesante informe titulado: «La expansión de la coca amenaza la biodiversidad del país» basado en un estudio realizado por Alexander Rincón y Jorge Velásquez Tibatá, investigadores del Instituto Alexander von Humboldt.

 

 No dejemos que el hábitat del oso de anteojos se convierta en esto:

 

Foto 2

A continuación citamos un aparte muy ilustrativo de lo que significa el narcotráfico como generador de efectos devastadores en el medio ambiente:

«Pues bien, el Instituto Alexander von Humboldt, en su más reciente informe BÍO, le pone alas y patas a este asunto y advierte que 2.342 especies –entre anfibios, reptiles y aves– están potencialmente distribuidas en las áreas cultivadas con coca entre el 2012 y 2016. La cifra incluye 189 especies con algún grado de amenaza global, entre las que se encuentran el mielero de pecho rojo, el murciélago de nariz amplia, la rana arlequín del Cauca y la guacharaca».

 

También este informe de El Tiempo estuvo acompañado por un reportaje al investigador Alexánder Rincón, del cual es importante resaltar sus respuestas a estas dos preguntas:

 

¿Cuál es el bioma1 más afectado de Colombia por cultivos de coca?

 

Lamentablemente, el diagnóstico es bastante ignorado políticamente, sector que muchas veces les da la espalda a los datos científicos que arrojamos. Lo que ya podemos decir con certeza es que la política de fumigación genera un desplazamiento, lo que se conoce como ‘efecto globo’, lo cual significa que fumigas en una parte y luego el cultivo aparece en otra zona.

 

El costo se traduce en la deforestación de nuevas áreas, especialmente de bosque húmedo tropical en el Pacífico colombiano, un ‘hotspot’ de biodiversidad. Esto trae un efecto colateral en comunidades vulnerables con sus necesidades básicas insatisfechas, porque con la coca se desplazan también la violencia, los grupos armados ilegales y las fumigaciones.

 

¿Cuál es la relación que hay entre deforestación y cultivos de coca?

 

El ecosistema se debe entender como un ser vivo que puede seguir siendo funcional a pesar de que se lo transforme. El problema está si llegas a pasar el umbral, porque luego no habrá posibilidad alguna de recuperarlo o restaurarlo.

 

Según las Naciones Unidas, la deforestación es uno de los problemas más importantes asociados con el cultivo de coca. Entre 2001 y 2013, 290.000 hectáreas de bosque se perdieron por este motivo en Colombia.

 

Gran parte de esta pérdida ocurre en áreas de alta biodiversidad donde también se quema, lo cual aumenta la erosión del suelo y el uso de herbicidas y fertilizantes que impactan de manera perjudicial. Las especies van perdiendo su hábitat.


1Bioma: Cada unidad ecológica en que se divide la biosfera atendiendo a un conjunto de factores climáticos y geológicos que determinan el tipo de vegetación y fauna.

 

 

Fuente: El Tiempo, edición  26 de agosto/2018. Sección: A Fondo, pág. 5

Este informe deja preocupación, por no decir consternación, dada la gravedad de la situación a que está abocado el país, un problema que debe  movilizar una toma de prontos y eficaces correctivos, empezando por una política estatal de franca, activa e impostergable  defensa de nuestro patrimonio ecológico:  fauna, flora y recursos hídricos y seres humanos  no dan espera.  Enderezar el rumbo del país en términos de aplicar políticas más generosas con el medioambiente nos compete a todos y todas; el investigador Rincón nos demuestra con cifras y hechos cumplidos que la fumigación de la coca por aspersión es un craso error en la medida en que solo consigue  trasladar los cultivos de la coca de un lugar a otro, de lo cual se desprende que a más fumigación más numerosos serán los trasteos, con lo cual se va copando más territorio de riqueza ecológica.

Al celebrar el Día Nacional de la Biodiversidad debemos hacer una pausa para reflexionar acerca del país maravilloso que tenemos y preguntarnos cómo debemos sumar nuestro esfuerzo individual al de otras personas para ayudar a fortalecer la conservación de nuestra biodiversidad.  Nuestra actuación como seres humanos vigilantes de la vida de todas  las especies en Colombia, empezando por la nuestra, es en estos días de ataques a la naturaleza, la prioridad  más importante.

 

 

 

Fuente foto 1: https://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/los-10-desastres-ambientales-de-colombia-el-2015-galeria-605714  

Fuente foto 2:  https://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/los-10-desastres-ambientales-de-colombia-el-2015-galeria-605714