Seleccione idioma:

Noticias

8 de junio: Día Mundial de los Océanos

 UNDÉCIMO MANDAMIENTO:

No arrojar plástico y basura a ríos y mares.

Un caballito de mar se aferra a un bastoncillo

Para desplazarse con las corrientes, los caballitos de mar se aferran a algas u otros detritos naturales. En las aguas contaminadas de la isla indonesia de Sumbawa, este ejemplar se agarró a un bastoncillo de plástico. «Ojalá esta foto no existiese», dice el fotógrafo Justin Hofman.

Foto: Justin Hofman

Fuente de la foto: https://www.nationalgeographic.com.es/temas/planeta-o-plastico/fotos/2/54

Cada día hay evidencia de que los seres humanos nos enfrentamos a una realidad espantosa construida por nuestro desaforado progreso: estamos acabando con el planeta que habitamos, y en esa hecatombe arrastramos a todas las especies que nos acompañan. Las cifras que revelan las organizaciones ambientalistas como Green Peace y WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza) apoyadas en investigaciones científicas, deberían ponernos a todos a temblar, y después a pensar de qué manera podemos cada uno(a) de nosotros ser parte de la solución:

²  Se calcula que en el año 2050 habrá más plástico y objetos contaminantes que peces en el océano.

²  13 millones de toneladas de residuos de plástico llegan a los mares del mundo (equivalente a botar  cada minuto un camión lleno de plástico en ellos), pero los científicos estiman que solo se ven en la superficie 250.000 toneladas, y que 99% de todo eso que ha sido lanzado al mar durante décadas se queda en paradero desconocido.

²  Los envases y productos hechos de este material que hoy están en los mares pueden rodear la Tierra cuatro veces en un solo año.

²  En el Pacífico, entre California y Hawái, hay una 'isla' de 4 millones de toneladas de desechos (el 80% es plástico) y una superficie de 1,5 millones de km2. Hay otra formación similar en el Atlántico.

²  El 60% de los océanos muestra los primeros síntomas del cambio climático.

²  La acidificación dejará el mar con peces más enclenques y menos diversos.

²  Más de tres mil millones de personas dependen de la diversidad biológica marina y costera para sus medios de vida.

²  Los océanos constituyen la mayor fuente de proteínas del mundo, ya que más de 2600 millones de personas ((34.2% de la población global) dependen de los océanos como fuente primaria de proteína.

²  Los océanos absorben el 31% del CO2 generado por el hombre.

Estas aseveraciones permiten darnos cuenta de que el escenario al que se enfrentarán dentro de tres décadas  los habitantes de la Tierra, es literalmente invivible. Basta con pensar que si para ese año la población aumentará de los 7.600 millones actuales a 10.000 millones, esto  se traducirá en un incremento del 50% en la demanda de alimentos, y si consideramos que la población que depende de los océanos para ser alimentada será de 3.420 millones, probablemente será difícil suplirlos de su fuente primaria de proteína si el océano sigue más lleno de plástico que ahora: la famosa isla de plástico entre California y Hawái ya será un continente quizás diez veces  del tamaño del que ahora tiene.

 Entonces viene la nueva versión de la duda que se planteó Hamlet: «Frenar o no frenar el camión…He ahí el problema». O esta pregunta hecha a la conciencia de todos los seres humanos, por la National Geographic: ¿Planeta o plástico?

Ese fatídico camión de basura que cada minuto arroja plástico en los mares, es el que debe ser detenido de inmediato. Esto no da espera. Ninguna persona debería tener dudas frente a esto. Simplemente hay que impedir que llene el mar de desechos, es nuestra obligación y deber con el planeta y todas las demás especies. Ballenas, atunes, delfines, estrellas de mar, y más de 200.000 especies marinas nos lo agradecerán. Ninguna persona consciente de su condición de ser humano debería dudar en su apoyo a esta causa.

Desafortunadamente hay personas que no se sienten solidarias con el planeta. Un ejemplo de esta insolidaridad, es Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, quien en 2017 retiró a su país  del Acuerdo de París, organismo de suma importancia dentro de la Convención Marco de las Naciones Unidas para luchar contra el cambio climático,  pacto que establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, y que deben ser cumplidas por todos los países signatarios, especialmente por los más contaminantes que son  los más industrializados. En 2012, Trump escribió: «El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos para hacer no competitiva a la manufactura de EE UU». Ni a Chespirito se le hubiera ocurrido decir tal desatino. Green Peace o WWI deberían fletar un avión con Trump a bordo y sobrevolar ese «octavo continente»  o «sopa de plástico», ubicado en el noreste del océano Pacífico. Quizás así el presidente entendiera que este tema no es un cuento chino.

En términos prácticos, cada persona que ame el planeta y que por lo tanto desea hacer su aporte a la solución, puede seguir estas cuatro recomendaciones que da WWF-Colombia en este 8 de junio, Día Mundial de los Océanos:

©  No utilices bolsas plásticas para hacer tus compras, siempre hay mejores opciones: canastos, bolsas de tela o cajas de cartón.

©  Es fácil reemplazar las botellas de plástico, lleva contigo siempre un termo o un envase reutilizable.

©  Si estás de vacaciones no arrojes desechos en las playas, ten a la mano una tula para recolectar la basura que produzcas si no hay canecas cerca.

©  ¿Sabías que 50% del plástico es desechable o de un solo uso? Así que si debes utilizar plástico, recíclalo y reutilízalo todas las veces que puedas.

Para finalizar, sería muy sano aumentarle al Decálogo el onceavo principio ético que es un imperativo hoy: No arrojar plástico y basura a ríos y mares.

 

Aunque lo más conveniente, es erradicar el uso del plástico para siempre.