Seleccione idioma:

Noticias

11 DE DICIEMBRE: DIA DE LAS MONTAÑAS

 

LAS VOCES DE LA MONTAÑA QUE PIDE LA ONU 

El  

E   El Día Internacional de las Montañas fue instituido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución 57/245 del 20 de diciembre de 2002, con la finalidad de llamar la atención acerca de la importancia de las montañas en el desarrollo sostenible de la humanidad. 

 

 

Es indudable que se trata de un problema de grandes dimensiones, si tenemos en cuenta que las montañas ocupan el 22% de la superficie terrestre y están  habitadas por el 15% de la población mundial (hablamos de 900 millones de habitantes), además, albergan a la cuarta parte de la flora y fauna terrestre, y suministran la mitad del agua dulce de la que se abastece la humanidad.  Por lo tanto, la conservación de las montañas es clave para la vida sostenible en el planeta.

«Este día  internacional recalcará las dificultades que afrontan los jóvenes que viven en la montaña y su único final posible: la emigración, la cual acarrea a su vez el abandono de la agricultura, la degradación del suelo y la pérdida de valores y tradiciones culturales».

Esta conmemoración nos invita a reflexionar acerca de los graves problemas que afrontan los habitantes de montaña, por culpa de dos factores: el cambio climático y la sobreexplotación de los recursos de estas zonas. 

El primero ha acelerado la destrucción de los glaciares, un fenómeno que dejará a millones de personas sin agua dulce; el segundo factor no es menos inquietante: la agricultura de montaña está asociada a la economía familiar, es decir que no es agricultura a gran escala,  por lo tanto la reducción de áreas y las dificultades para comercializar los pocos excedentes, ayudan a crear condiciones  que no garantizan la seguridad alimentaria y el bienestar de muchísimas poblaciones, pasándose a la minería extractiva que si acaba con los suelos.

No se necesita salir de Colombia para verificar esta dramática situación. Basta con enterarnos de lo que pasa en uno de los municipios emblemáticos de vida en las alturas.

El país tiene 105  poblaciones en altitudes entre los 2.467 y 3.350 metros sobre el nivel del mar, de los cuales 11 están por encima de los 2.999 msnm. Una lista que encabeza el municipio de Vetas en el departamento de Santander. Este poblado tiene una extensión total es de 93 km2, distribuidos así: 79 km2 en área rural y 14 km2 en área urbana, donde residen 2.435 habitantes: 54% en el casco urbano y 46% en zona rural. Tiene la particularidad de que aproximadamente 7.000 hectáreas del municipio están en predios del Páramo de Santurbán. 

La subsistencia de sus habitantes está soportada por actividades agrícolas en algo menos de 50 hectáreas: cultivo de papa, 15,  cebolla, 12, trigo: 6,  hortalizas 4, y en menor proporción, arveja, maíz, fríjol, mora, curuba, durazno, granadilla, uchuva y tomate de árbol. Estos cultivos a pequeña escala nos dan idea de la precariedad de este sistema económico familiar: basta que el clima se recrudezca o que ocurra un deslave de montaña (el páramo tiene 4.290 msnm) para que la gente que habita el lugar quede en la miseria. Otra actividad es la ganadería vacuna y lanar. Pero la actividad predominante es la minería: existen 12 empresas dedicadas a extraer metales como oro y plata, la mayor parte en la periferia de Municipio.

Es precisamente esta desenfrenada minería la que genera el mayor riesgo para un páramo con una extensión de 142.000 Has., ubicado en la Cordillera Oriental y que está conectado con otros páramos (Almorzadero, Cocuy, Pisba y Tota-Bijagual-Mamapacha). En resumen, estamos ante uno de los nacederos de agua más grandes del mundo, amenazado por la fiebre de oro (los precios de este metal suben de forma escandalosa), atrayendo a compañías extranjeras para aprovechar el boom. Un de ellas  la multinacional GREYSTAR, que quiere realizar la extracción de oro a gran escala. 

Si bien es cierto, las condiciones de una economía familiar como la que se desarrolla en Vetas no favorecen el progreso con los estándares que se venden en la televisión, también es contraproducente pretender explotar la minería a gran escala, ilusionando a la gente con un progreso material que finalmente dejará a todo el mundo con el último celular pero sin agua. No debemos olvidar que, como bien lo refiere el blog http://blog.redbus.co/naturaleza/paramo-santurban/: «El Páramo de Santurbán abastece de agua  a cerca de 2.200.000 personas de los municipios aledaños: Cúcuta, El Zulia, Ábrego, Ocaña, Arboledas y Pamplona. Además del área metropolitana de Bucaramanga. En esta región de Colombia, el páramo de Santurbán es indispensable para la existencia de todas las formas de vida».

Ante esta demoledora perspectiva es que los ambientalistas se han movilizado con el objetivo de impedir que tal desafuero ocurra. A la fecha sigue la pelea pero es aún incierto el futuro de la zona. 

Viene a propósito citar al Sr. Eduardo Rojas-Briales, Subdirector General Departamento Forestal – FAO, cuando dice en el informe La agricultura de montaña es agricultura familiar (2014): «El crecimiento demográfico, el cambio climático, la deforestación, la desertificación, la integración en el mercado, así como los cambios en los valores y ambiciones humanas, se están cobrando un precio elevado en las montañas y su desarrollo».

Para quien no sepa lo que es la sed de enriquecimiento como origen de grandes males, bien puede repasar lo que es Vetas: un municipio acosado por la desidia estatal, al cual una multinacional le agita el señuelo de un futuro promisorio.

                                                                                Recuperada de: http://blog.redbus.co/naturaleza/paramo-santurban/

Esta problemática así expuesta,  similar a otras que ocurren en nuestros países andinos, es lo que lleva a que muchos pobladores, especialmente los jóvenes, dejen estos terruños, y terminen engrosando masas desposeídas de todo, en las grandes ciudades.  Precisamente para frenar estos éxodos es que la ONU alerta sobre la necesidad de que se garantice un futuro mejor, facilitándole a la juventud educación y formación, acceso al empleo, mejores servicios. Además, la ONU dice, refiriéndose a  los jóvenes: «En este 2019, ellos serán las voces que luchen para hacer que las montañas y sus gentes estén más presentes en agendas sostenibles, inversiones e investigaciones». 

En resumen, y lo dice la ONU, la lucha de los jóvenes debe también  sentirse en las cumbres heladas de las cordilleras: una causa que solo debe concitar el apoyo de todo el que se sienta parte de la raza humana, pues está en juego su futuro, si dejamos que aquí o en cualquier otro lugar, prosperen esta clase de abusos. 

Comentarios potenciados por CComment