Seleccione idioma:

Noticias

22 de abril: Día de la Madre Tierra

DÍA INTERNACIONAL DE LA TIERRA

El plazo se nos acaba. Cada año la Tierra pierde 10 millones de hectáreas de bosques y casi un millón de especies animales y plantas se encuentran en peligro de extinción.

 

 LA TIERRA: PRONÓSTICO RESERVADO

latierra2

El lema escogido este año por las Naciones Unidas para celebrar el Día de la Tierra es: RESTAURAR NUESTRA TIERRA. Un mensaje que nos invita a que actuemos de forma decidida a mejorar las condiciones en que tenemos a nuestro planeta.  El plazo se nos acaba. Cada año la Tierra pierde 10 millones de hectáreas de bosques y casi un millón de especies animales y plantas se encuentran en peligro de extinción.

Para salvar el planeta y a todas las especies que habitan en él, es decir la vida terrenal, la ONU tiene un plan denominado “El Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas”: un plan ambicioso con el propósito de proteger y recuperar los ecosistemas a escala mundial, en beneficio de la humanidad y la naturaleza. Un plan que se debe ejecutar en esta tercera década que acabamos de comenzar: “es el plazo límite que, según los expertos, representa la última oportunidad de prevenir un cambio climático catastrófico”, leemos en el portal de la ONU.

¿Así de grave es lo que nos está ocurriendo? se preguntarán muchos y la respuesta es un sí rotundo. Tenemos a la Tierra literalmente en cuidados intensivos: sacarla del colapso no es asunto de los conejos,  mariposas y peces, o del elefante símbolo de la inteligencia y la buena suerte; es asunto de nosotros, los seres humanos que somos quienes hemos causado el desastre.

La ONU es contundente cuando advierte: “De la salud de nuestros ecosistemas depende directamente la salud de nuestro planeta y sus habitantes. Restaurar nuestros ecosistemas dañados ayudará a acabar con la pobreza, a combatir el cambio climático y prevenir una extinción masiva”.

Si abogamos porque los Estados pongan en marcha planes de restauración de los ecosistemas tendremos mejores posibilidades de frenar un daño irreparable; posibilidades que serán superefectivas si todos los hijos de la Tierra nos vinculamos hombro con hombro para librar una verdadera cruzada.

El concepto de salvación que tan estrechamente está unido a la religión ahora es menos escatológico: estamos viendo y sintiendo la necesidad de la salvación como especie, esto no es un cuento ni un episodio de War Stars. Nadie ignora ya qué es lo que se debe salvar y de qué nos debemos salvar. El cómo es lo que debe convocarnos a todos para que el esfuerzo sea positivo: se debe trabajar con mística para que el mensaje cale hondo.

 

niña indigena

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Nina Gualinga, líder ambientalista, en algún lugar de la selva amazónica. Imagen descargada de: https://www.ecoticias.com/userfiles/2018/May_10/106__14_original.jpg

En el trabajo comprometido por una causa nadie nos da mejor ejemplo que Nina Gualinga, una muchacha del pueblo indígena Kichwa de Sarayaku (Amazonas ecuatoriano) quien siendo una niña vivió en carne y hueso los estragos de una compañía petrolera que se asentó en las tierras de su poblado. Ella comprendió que si la comunidad kichwa no libraba unida la batalla para sacar al depredador nunca la ganarían. Y se unieron, lo hicieron. Y ganaron. Pero ella no se quedó en su terruño, abarcó más pues entendió que otros pueblos indígenas padecían similares o peores azotes: continuó denunciando los atropellos de las industrias petrolera, minera y maderera, hasta convertirse en la líder ambiental más respetada de la Amazonia ecuatoriana.

Su ejemplo deja un mensaje para Colombia y el mundo: necesitamos millones de Ninas y Ninos, especialmente en nuestro país hoy amenazado por el fracking, el último y más peligroso coletazo de la industria petrolera.

Ahora hagámonos la pregunta más simple: ¿Un ciudadano común y corriente que dispone de pocos recursos y que vive asediado por las tareas y los compromisos pecuniarios de la vida diaria (parecido a Nina Gualinga pero viviendo en la ciudad), cómo puede colaborar con este proyecto de salvación que la ONU ha puesto en marcha?

Para responder a esta pregunta la ONU habilitó la aplicación ACTÚA AHORA que se puede descargar en el móvil: contiene más 2.167.634 acciones que muchísima gente de todo el mundo ha ideado, y se puede consultar en este portal https://www.un.org/es/actnow .

De entre todas citamos las diez acciones más facilitas con las que podemos ayudar a sacar adelante el Plan de Restauración de la Tierra.

  1. DUCHAS DE 5 MINUTOS
  2. LLEVA TU PROPIA BOLSA
  3. CONDUCE MENOS
  4. APAGA LAS LUCES
  5. PRODUCTOS LOCALES
  6. PRODUCTOS VEGETALES
  7. RECICLA
  8. RELLENA Y REUTILIZA
  9. DESENCHUFA
  10. MODA ECOLÓGICA 

Al incorporar estas prácticas a nuestro diario vivir estamos haciendo mucho para menguar los efectos del cambio climático y la vida sostenible. No olvidemos que la biodiversidad es parte de la solución al crear eficaces escudos contra la propagación de virus como el covid-19.

Comentarios potenciados por CComment