Noticias

2 DE FEBRERO: DÍA MUNDIAL DE LOS HUMEDALES

 

VIAJE AL CORAZÓN DE LA VIDA

Fuente de la foto: enlace https://www.elpais.com.co/valle/laguna-de-sonso-ya-se-encuentra-recuperada-en-un-100-

Cuando se trata de trazarle a un joven, sea hombre o mujer, un derrotero moral con metas muy inspiradoras, ninguna frase se cree que lo resume todo como esta: «Para que tu vida sea plena cumple con tener un hijo, sembrar un árbol y escribir un libro».

Así lo declaraban nuestros antepasados que fueron pródigos en hijos, sembraban miles de acacias y escribieron libros para revelar las honduras del ser colombiano: no es sino leer Manuela de Eugenio Díaz o  María de Jorge Isaacs, novelas con nombre de mujer para interpretar la realidad con un marco de  incomparables paisajes o, reírse de su entorno como lo hizo Carrasquilla en La diestra de Dios padre.El problema es que vivimos otros tiempos con otras urgencias y las metas cambiaron, ya no es un imperativo tener hijos y menos escribir libros cuando eso lo hacen por todos nosotros autores como Paulo Coelho o Arturo Pérez-Reverté; lo de sembrar árboles pues la mayoría de la gente se lo deja al DAGMA o a organizaciones ambientales que saben qué especies plantar y en qué lugar hacerlo. ¿Entonces la frase de marras se ha vuelto vacía? No es tan simple responder,  lo mejor es cambiarle algo. En otras palabras ponerla a tono con los tiempos actuales de cambio climático, cuando es tarea impostergable preservar las fuentes de agua, proteger los bosques, salvar especies animales y vegetales, y en especial, fomentar una cultura de amor al planeta que nos sirve de morada.

 

«Vaya a conocer un humedal para que se conecte y sienta el palpitar del planeta» puede  ser la frase que dé inicio a una relación entrañable con la Tierra. ¿Y por qué precisamente un humedal? Pues por mucho. Los humedales son fuentes de agua dulce,  contribuyen a la recarga de acuíferos, son hábitat de muchísimas especies de animales  y plantas, además de que tienen la capacidad de mitigar el cambio climático. En pocas palabras: son el corazón de la vida.

Su importancia es tan trascendental para la sostenibilidad de la vida en el planeta, que la ONU dispuso un  instrumento regulatorio para que los Estados miembros se convirtieran en Partes Contratantes del Tratado  Intergubernamental que ofrece el marco para la conservación y el uso racional de los humedales y sus recursos. Este tratado es llamado  la CONVENCIÓN DE RAMSAR  (la ciudad iraní donde se adoptó en 1971), estableciendo los tres compromisos que obligan a los países adherentes:

1.     1. Trabajar en pro del uso racional de todos los humedales de su territorio;

2.    2.  Designar humedales idóneos para la lista de Humedales de Importancia Internacional (la denominada Lista de Ramsar) y garantizar su manejo eficaz; y

3.    3.   Cooperar en el plano internacional en materia de humedales transfronterizos, sistemas de humedales compartidos y especies compartidas.

En Colombia no es difícil cumplir con este mandato, dado que nuestro país es privilegiado en humedales: tenemos 12 en la Lista de Ramsar, con una superficie de 1.871.802 hectáreas.

©  - Río Bitá    (824.535 Has)

©  - Ciénaga grande de Santa Marta, sistema delta estuarino del río Magdalena (400.000 Has).

©   -Complejo de humedales de la estrella fluvial del Inírida (251.158 Has)

©   -Ciénaga de Zapatosa (123.624 has)

©  - Complejo de humedales de la laguna del Otún (115.883 Has)

©  - Ciénaga de Ayapel (54.000 Has)

©  - Lagos de Tarapoto (45.463 Has)

©  - Laguna de la Cocha (39.000 Has)

©  - Delta del río Baudó (8.888 Has)

©  - Laguna de Sonso (5.525 Has)

©  - Sistema lacustre de Chingaza (4.058 Has)

©  - Complejo de humedales urbanos de Bogotá      (667 Has)

FuFuente: http://humedalesbogota.com/2018/01/25/humedales-ramsar-colombia/

 Para quien desconozca por qué el humedal del río Bitá encabeza la lista por su tamaño, es ilustrativo citar lo que dice la Revista Semana de este río  situado en el Vichada, en la esquina de Colombia en el Orinoco, del cual dice que «No hay en el mundo nada que se le parezca».

 

 Un hervidero de biodiversidad

«Espacio de migración para aves boreales, australes y neotropicales. Hogar de jaguares, pumas, primates, dantas, delfines y peces ornamentales. Refugio de paso de fauna acuática en constante éxodo. Territorio con la mayor riqueza de mamíferos del país, y la más amplia diversidad de especies de escarabajos coprófagos en el Escudo Guayanés. Lugar con tres especies de plantas únicas en Colombia y el mundo. Punto geográfico con ocho nuevos registros de camarones y plantas”. A través de estas características describe al río Bita la primera gran evaluación biológica de fauna y flora adelantada por el Instituto Alexander von Humboldt y la Fundación Omacha, con el apoyo de la Gobernación del Vichada».

Fuente: http://especiales.semana.com/rios-de-colombia/bita.html

 

Si bien es cierto que  a todos los vallecaucanos no les es posible viajar  a un destino como Vichada para empaparse  de tanta naturaleza, entonces sugerimos uno de los humedales más bellos del mundo y que tenemos a la mano: la Laguna de Sonso. Incluida en 2017 en  la Lista Ramsar es un ecosistema de una biodiversidad sobresaliente. Para dimensionar su importancia, basta conocer estos datos:

©  - Aloja 186 especies de aves: 120 terrestres y 66 acuáticas. De las cuales 40 son migratorias: 21 acuáticas y 19 terrestres

©  - 24 anfibios y reptiles

©  - 50 mamíferos.+

©  - 31 especies de peces,  y

©  - 25 especies de flora arbórea.

La imagen que ilustra este artículo da una idea de lo que es este bello humedal: un conjunto muy nutrido  de ejemplares de la Garza Real, completamente blanca, con pico amarillo y patas negras. Y nadando en la Laguna se observa a un grupo no menos numeroso de Patos Cuervo (el llamado Cormorán Neotropical) que nadan con el cuerpo parcialmente sumergido.

La Laguna de Sonso y conocer toda esta diversidad de fauna y flora es el mejor plan para renovar nuestra conexión con la Naturaleza, tomar conciencia de la riqueza de nuestro entorno, pero también ser conscientes de su vulnerabilidad, lo cual que exige de cada uno de nosotros cuidado y respeto.

 Es un hecho: las demás especies que nos acompañan esperan de nosotros más de lo que nosotros nos imaginamos. Conocerlas es el primer paso. Si queremos saber más de estas especies de la Laguna de Sonso, consultemos  la Guía de las Aves de la Reserva Natural Laguna de Sonso que la CVC editó: un libro que nos será muy útil cuando estemos en la Reserva, disfrutando de una excursión inolvidable.